Ricardo Martín Santos

Ricardo Martín Santos
Ricardo Martín Santos

Ricardo Martín Santos

Biografía

Castellano en tierras andaluzas, soy natural de Valladolid, ciudad un poquito más a la derecha que el resto, pero desde muchos años resido en Sevilla. Provengo de la generación que comenzó a militar con las movilizaciones contra la globalización capitalista producto de la hegemonía neoliberal. Mi primera formación fue en un seminario marista, y aunque sé que sorprende, de ahí pude consolidar una enseñanza humanista y aprender lo que significa una estructura de poder con todas sus injusticias. Mis primeros pasos en la actividad social fue en un grupo pacifista que apostaba por el antimilitarismo y la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio. Participé en las movilizaciones estudiantiles contra la LOU sufriendo represión por parte de las instituciones. Y a partir de ahí, mi deseo por cambiar el mundo de base me llevó a implicarme en la organización ecosocialista ERA-EA, hoy Anticapitalistas, y participar en el sindicalismo en SAT y CCOO, compartir la ola del 15M, en la lucha por una vivienda digna o afrontado el tema de la deuda ilegítima, etc. En los últimos tiempos, militando en Podemos desde su creación y en la candidatura municipal Participa Sevilla.

Soy Licenciado en Comunicación Audiovisual con posgrado en Periodismo, he sido trabajador de Canal Sur durante más de 8 años hasta que me despidieron junto con más de 200 compañeros por los recortes en la administración pública del Gobierno en la Junta del PSOE-IU. Ahora en precario.


Motivación

Desde que comenzó la aventura de Podemos, muchos/as construimos con ilusión y esperanza esta herramienta de empoderamiento popular para el cambio político con el objetivo de darle una salida colectiva a la crisis de capitalismo y del régimen, que condena a millones de personas a la miseria y a la degradación de sus derechos. Tras años de andadura, algunas cuestiones como la verticalización de la organización, la falta de democracia interna o la ausencia de debates para clarificar la estrategia, han llevado a que muchas personas se hayan desilusionado. En Sevilla podemos hacer un relato de las consecuencias negativas de esto, las peleas internas, el sectarismo o el desinfle de los círculos.

Creo que esta candidatura representa la esencia de Podemos: la participación colectiva, horizontal, y el compromiso con el cambio y la movilización. Las/os compañeras/os de la lista tienen una trayectoria vital de lucha por lo que es de todos/as. Esto es imprescindible para retomar la iniciativa política necesaria y volver a ilusionar a mucha gente. Debemos reforzar el Podemos de base, donde la gente participa en la medida de sus posibilidades, pero donde las decisiones se construyen de manera colectiva. Podemos nació para transformar la indignación en herramienta de cambio político, pero no sólo en las instituciones. Hay que ganar Sevilla para transformarla, pero o el cambio real lo hace la ciudadanía o no será posible porque una vanguardia seduce, impulsa, pero sola no tiene fuerza.