Sevilla también necesita un gobierno de cambio

Sevilla también necesita un gobierno de cambio

Sevilla también necesita un gobierno de cambio

A diario formamos parte de realidades que, a pesar de no verlas reflejadas en los medios, no tenemos la menor duda de que están ahí. Sin embargo, parece que es necesario que se hagan públicos ciertos datos para que, de repente y durante un instante, la comunicación de masas y la “opinión pública” lancen sus focos sobre esta o aquella realidad.

Hace unas semanas ocurrió con varios barrios de Sevilla, que saltaron a la escala nacional a raíz de la publicación por parte del INE de los datos Urban Audit. De repente escuchamos hablar en televisión de Los Pajaritos, Tres Barrios, Amate, Polígono Sur… ¿Por qué motivo? Por ser los barrios urbanos de España que registraron la menor renta media por hogar en 2013. En concreto, siete de los 15 barrios españoles más empobrecidos están en Sevilla. O dicho de otra manera, las familias con menos renta de España -familias que disponen por término medio entre 12.000 y 19.000 euros anuales- son nuestros vecinos, son nuestra familia, somos nosotros mismos. No es una sorpresa, llueve sobre mojado. Pero ya han pasado algunos días… y ahora ya nadie habla de eso en la tele, ni en la prensa. La máquina comunicativa no puede parar. Las siguientes novedades y la rutina ya han sepultado a esos siete barrios.

Aunque la realidad sigue ahí, a diario.

¿Cuántas de esas familias viven con menos de esos 12.000 euros de ingresos? ¿Cuántas con nada? ¿Cuántas de esas familias contarán con alguno de sus miembros –o todos- entre las 83.000 personas paradas que hay en nuestra ciudad? ¿Cuántas de esas mujeres habrán tenido la suerte de ser una de las 797 sevillanas que firmaron un contrato indefinido en enero? Los datos no nos dirán nada, menos los medios de masas, pero basta darse una vuelta y hablar con nuestros vecinos y vecinas para constatar que hacen falta políticas urgentes y valientes para nuestra ciudad, para nuestro país. No sólo en algunos barrios.

Aquí va un ejemplo.

El Plan Nacional de Transición Energética, que incluímos en el programa electoral de Podemos y que nuestro equipo de negociación puso sobre la mesa para formar gobierno con el PSOE, crearía más de 17000 puestos de trabajo directos estables en la ciudad con el fin de afrontar la rehabilitación energética de más de 11.000 viviendas durante cada uno de los próximos cuatro años. Este empleo serviría para dar una segunda oportunidad a muchos de los 7.248 trabajadores de la construcción que durante el pasado enero se apuntaron al paro en las oficinas del SAE de Sevilla. También daría una segunda oportunidad a muchas Pymes y autónomos de la construcción que, apoyadas en los excelentes profesionales y técnicos medios y superiores que hay en Sevilla –muchos de ellos y ellas actualmente infraempleados-, ayudarían a mejorar el nivel general del parque de vivienda en nuestra ciudad. Así, además disminuiría la factura energética de nuestros hogares, aumentando la renta disponible y, por tanto, el bienestar de las familias.

¿Cuál ha sido la respuesta habitual de los líderes del PSOE ante esta y otras propuestas? Obviar las posibilidades existentes y dejarse querer por el neoliberalismo de 2ª generación; ya sea en el Ayuntamiento, en la Junta o en el Congreso. Nada bueno puede traer al progreso de nuestro pueblo esta mini “gran coalición”, que toma como táctica alimentar a esa especie de thatcherismo ibérico que es Ciudadanos. En esta mini gran coalición, el PSOE, desgraciadamente, antepone los intereses particulares de sectores políticos y empresariales muy determinados frente al interés general de la población, sin haber entendido que lo que queremos es el cambio en las políticas; y no sólo un cambio de caras.

Juan José Santiago – Secretario de Economía y Finanzas de Podemos Sevilla


Comparte